domingo, septiembre 04, 2005

Sopa de letras

Como todo clasicista, yo también me inicio por el proceloso mar de combinar letras griegas y alfabeto latino en el mismo documento, pretendiendo que su visualización sean universal para que el tesoro de las letras griegas (en su sentido amplio), supere el duro eslabón de un nuevo hito en la dificultosa historia milenaria ya de la trasmisión.
Animada del valor que Atenea infunde, me hago con un XP que, supuestamente me facilitaría las cosas (jejeje, aquellos tiempos en que con MacIntosh me hacía la tesina, escribí un libro de texto, etc. mientras mis compañeros seguían con la chuleta de las funciones... ¿debería volver a Mac.?) Allá vamos:

έγώ;
Y solo veo cuadraditos donde tendría que tener signos compuestos (letras + diacríticos).
Y ahora qué hago?.
Prometo que si resuelvo el misterio lo propagaré a los cuatro vientos. Por Eolo.

4 comentarios:

louisjackson83913814 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
luna dijo...

Aviso: cada vez que creo una nueva entrada, aparece un mensaje o dos de Spam en El hilo de Ariadna. Esos son los únicos "comentarios" que me he permitido borrar de este blog que comparto con ustedes. Comentarios, sí. Spam, no.

luna dijo...

Lo tengo: basta con configurar el navegador. En interet Explorer vamos a Herramientas > opciones de internet > Accesibilidad> elegimos Omitir estilos de fuentes especificados en la página web. Lo aceptamos y ya podemos ver el griego con todos sus signos.
Gracias Juan-José Marcos García, y felicidades por tu buen trabajo.
A los interesados, no se pierdan:
http://guindo.cnice.mecd.es/~jmag0042/alphaspa.html

Anónimo dijo...

Vueve al MAC, filliña, vuelve al caliente refugiode la isla maquera.

Ante todo, un saludo. Soy también clasicista y nunca usé otra cosa que MAC, que es muy cómodo para el alfabeto griego politónico, y el devanagari, y ...

En el MAC OSX ya vienen todas las codificaciones en el propioo sistema y solo tienes que hacer un clic, et voilà.

Con los PC todo es un sufrimiento, uno de esos castigos que imponían los olimpícos, tan deliciosamente sádicos.

En fin, también en el trabajo tengo que sufrir los PC. Solución llecarme el miniMAC al aula y usarlo sin gasto para el contribuyente. A grandes males, pobres remedios.

Un saludo desde Vigo de

Xiao Roel (mroel@edu.xunta.es)